5 consejos para plantar Hiedra en el Jardín

| |

Ivy: los 5 mejores consejos para cultivarla en tu jardín

Perfecto para un jardín con un ambiente romántico, la hiedra es una planta trepadora muy común donde hay un árbol o una pared para crecer.
Allí crecimiento espontáneo A menudo es objeto de luchas por su contención por parte de los jardineros, sin embargo, con la misma frecuencia se planta para decorar una pared rústica o para crear una cascada de hojas a lo largo de las paredes circundantes.

Exposición de hiedra

Hedera helix, mejor conocido como hiedra común, es un trepador típico de jardines y ambientes poco descuidados, en particular sotobosque o áreas sombreadas resguardadas por edificios antiguos.

El primero de los consejos para hacer crecer la hiedra es plantarlo en suelo con el derecho exposición al sol.
Ella es una amante de sombra parcial aunque también puede desarrollarse en lugares muy soleados.
Justo en la sombra logra tener un crecimiento óptimo, muy exuberante y con intensos tonos de verde.

No teme a las heladas, su estructura es robusta y como planta de hoja perenne, resiste eficazmente las bajas temperaturas.
Allí flexibilidad de sus cables le permite no sufrir las consecuencias de las nevadas como ocurre con otras plantas que pueden sufrir roturas por demasiado peso sobre el follaje.

Elija la exposición correcta, preferiblemente en un ambiente húmedo, es el punto de partida para obtener una planta vigorosa, llena de hojas brillantes y sana.
Con el clima a su favor, la hiedra podrá cubrir cualquier superficie siempre que no esté expuesto al calor y la luz solar excesiva.

Ivy – suelo adecuado

El segundo de los consejos para cultivar hiedra se refiere al sustrato donde se planta.
Básicamente no es una planta con necesidades particulares en cuanto a suelo, se puede ver desde las zonas en las que crece, como depósitos de materiales de construcción o zonas ricas en grava y pobre en nutrientes.
Esto no quita mérito a ese suelo adecuado puede marcar la diferencia en el crecimiento de este escalador.

Allí calidad del suelo debe favorecerlo desarrollo de la raíz, la absorción de nutrientes, la drenaje agua manteniendo el grado adecuado de humedad y debe ser ligero.
Las sustancias que se utilizarán para crear un suelo ideal para la hiedra son suelo de jardín común, rico en humus, el suelo forestal, constituido por materia orgánica, turba, para asegurar la humedad e arena para evitar yo estancamiento del agua.

La capacidad para echar raíces y la velocidad de crecimiento de la hiedra dependen de la facilidad de la planta para capturar agua y nutrientes del suelo.
Por eso podemos agregar un poco estiércol maduro que le dará la energía adecuada.

Además, el cultivo del suelo debe hacerlo ligero y adecuado para enraizar, haciéndolo suave para facilitar el crecimiento del sistema radicular y evitar que el agua se estanque.
Sin embargo, es igualmente importante que consiga mantener uno porcentaje de humedad, debemos recordar que es una planta que prefiere ambientes húmedos, luego regando cuando el suelo se seque sin remojarlo.

Ilumina tu jardín con luces solares

Ahorra en la factura de la luz de manera ecológica

Siguiendo este consejo, no solo la hiedra se desarrollará más rápidamente, sino que todo el jardín se beneficiará de ella al proporcionar una mejor calidad de suelo que las que se encuentran comúnmente.

Poda de hiedra

Quizás el más importante de los consejos para cultivar hiedra es cortar periódicamente las ramificaciones y los cables que produce durante todo el año.
Se recomienda hacerlo en primavera antes del lanzamiento de nuevas hojas y brotes.

Siendo un trepador de vigoroso crecimiento, necesita un poda extensa, no solo para contener sino también para producir nuevas gemas.
Los cortes estimulan el crecimiento de un mayor número de cables que en poco tiempo podrán alcanzar alturas considerables, cubriendo las paredes con delicadas hojas de color verde guisante.

nótese bien Estas operaciones son importantes y es importante utilizar las herramientas adecuadas, como tijeras de podar, bien afilado y limpio, para no dañar la planta y provocar infecciones.

Ivy: la importancia de un buen apoyo

El penúltimo de los consejos para cultivar hiedra se refiere al apoyo que apoyará el desarrollo de esta planta. Tiene una marcada preferencia por las superficies donde puede agarrar raicillas por lo tanto, deben evitarse los soportes perfectamente lisos.

UNA Será preferible un muro de piedra rugosa a una pared acabada con mortero fino que no ofrece irregularidades a las que colgar. Ivy tiene un rodamiento hacia arriba, por lo que puede cubrir incluso paredes muy altas y anchas sin ningún problema.

Para estructuras pequeñas es posible optar por estructuras de metal o madera sobre el que envolver los cables de hiedra o sobre el que atarlos para favorecer el crecimiento según unas líneas preestablecidas.

Cultivo de hiedra en macetas

Dado el elevado número de ventas de plantas en macetas, el quinto y último de los consejos para cultivar hiedra está dedicado a la que se compra comúnmente en floristerías o supermercados.

Ivy puede ser cultivado en macetas pero el secreto es reemplazar el suelo en el que está plantado con del nuevo sustrato compuesto por los elementos vistos en los párrafos anteriores.
Es preferible elegir un jarrón más grande, tal vez en cocido para asegurar el liberación gradual de humedad.

Las hojas pueden estar sujetas aacumulación de polvo, por eso es recomendable limpiarlos con un paño húmedo para liberarlos estomas y favorecer a uno desarrollo saludable.

Previous

¿SON BUENOS LOS GUSANOS PARA EL JARDÍN? Por qué debería crear un jardín apto para gusanos

Kistos o Ladania

Next

Deja un comentario