Cultiva pimientos en el huerto.

Estás en: Blog Huerto Cultiva pimientos en el huerto.

La pimienta es un vegetal de la familia de las solanáceas, por tanto, pariente de patatas, berenjenas y tomates. Sus frutos pueden ser de diferentes formas y colores, generalmente del amarillo al rojo, mientras que el verde es una manifestación inmadura. También se distinguen por su tamaño: frutos grandes o frutos pequeños (chiles).

Esta verdura contiene capsaicina, presente en particular en la parte placentaria del fruto, en correspondencia con las semillas. La abundancia de capsaicina determina el picante de la fruta, su concentración puede variar según el tipo de pimiento, por lo que podemos tener pimientos picantes o pimientos más dulces. En este articulo hablaremos del cultivo de pimiento dulce, mientras que hemos dedicado una guía específica para aquellos que quieran saber cómo se cultivan los pimientos picantes.

La pimienta es una verdura interesante por los diversos usos que puede tener en la cocina, es una planta bastante exigente en términos de nutrientes, sino también de lo que aporta gran satisfacción en la época de la cosecha. Como hortaliza para cultivar en el jardín es muy común, en los jardines se puede encontrar tanto el pimiento como la guindilla, este último también se cultiva mucho en interior o en la terraza.

Hay muchas variedades de pimientos, desde el cuadrado hasta el cuerno, desde el pimiento Asti hasta el Friggitelli. Si quieres saber más puedes leer nuestro artículo sobre cómo elegir el tipo de pimiento a cultivar, que enumera algunas variedades de pimiento dulce recomendadas para el cultivo ecológico.

Suelo y clima aptos para el cultivo.

Suelo. La planta de pimiento requiere un suelo idealmente con un valor de ph entre 5,5 y 7, rico en sustancia orgánica y posiblemente arenoso. La preparación del suelo para los pimientos requiere una excavación profunda (incluso 40-50 cm si es posible) para facilitar el drenaje del agua. Es muy importante que el suelo no facilite el anegamiento para prevenir enfermedades de las plantas.

Fertilización. A los pimientos les encanta la tierra rica en sustancias orgánicas, para ello se necesitan de 3 a 6 kg de estiércol maduro o una décima parte si se utiliza abono orgánico granulado (estiércol o aves de corral). Si se tiene la opción, siempre es mejor proporcionar fertilizantes orgánicos modificadores naturales, como compost y estiércol, en lugar del equivalente seco en gránulos.

Las condiciones climáticas. El clima adecuado para los pimientos depende mucho de la variedad elegida, algunos necesitan temperaturas más altas. En general es una verdura que prefiere temperaturas suaves y veranos calurosos. Se recomienda una buena exposición, aunque el sol excesivo en verano en algunas variedades puede quemar el fruto.

Como y cuando sembrar el pimiento.

Siembra. Las semillas de pimiento necesitan altas temperaturas para germinar, por lo que el consejo es plantar las semillas en la bandeja de semillas en una cama tibia (puede usar un cordón o una estera para calentar el semillero). Con una temperatura de 24-26 grados las semillas nacerán en diez días, pueden acelerarse si es necesario con un baño de manzanilla. Se siembra en invierno para tener las plántulas listas en primavera.

Cultivo

Apoyos. El pimiento tiene una planta que necesita apoyarse con estacas en las distintas ramas, para no doblarse y soportar el peso del fruto. También se puede utilizar una red de malla cuadrada de 10 x 10, que se extenderá horizontalmente a una altura de 50 cm. Cuanto mayor sea el tamaño del fruto, más importante es la realización de los soportes.

Poda. En pimiento, para obtener un buen tamaño de cosecha, se debe podar la planta para eliminar algunos frutos, concentrando las energías en los restantes. La planta de pimiento comienza con una flor, luego aumenta exponencialmente, de hecho continúa bifurcándose y cada tenedor a su vez se divide en dos. A medida que aumenta la producción de frutos, el calibre disminuye gradualmente, la poda siempre implica eliminar una de las dos bifurcaciones. De esta forma, se obtiene una producción similar si medimos el peso, pero repartida en frutos de calibre homogéneo.

Riego. Los pimientos tienen una necesidad cada vez mayor de agua, aumenta a medida que aparece la fruta, por lo que no se debe perder el riego.

Cultiva pimientos y chiles en macetas.

Los pimientos también son muy adecuados para jardines en balcón, creciendo en macetas, con posibilidad de tener fruta hasta otoño y muchos pimientos picantes para secar todo el invierno. Para el cultivo en macetas es recomendable utilizar un recipiente de un tamaño bastante grande (profundidad y diámetro de al menos 30 cm), preparando una capa de arcilla expandida en el fondo de la maceta. También utilizamos suelo genérico, con la adición de compost maduro o humus de lombriz.

La previsión a tener es regar con frecuencia y volver a fertilizar un poco durante el ciclo de cultivo. Lo podemos hacer con un puñado de estiércol granulado, pero también con macerado de ortiga.

Trasplantar las plántulas

Trasplante. El trasplante en un frasco se produce cuando el brote emite las dos primeras hojas, los llamados cotiledones, y alcanza los quince centímetros de altura, solo en este punto se puede trasplantar el pimiento al jardín. El trasplante al hogar debe hacerse a mediados de mayo, porque la flor necesita temperaturas superiores a los 14 grados incluso durante la noche, de lo contrario provoca una caída de las flores, comprometiendo la cosecha.

Sexto de implante. Las plantas de pimiento se trasplantan en hileras separadas por 70 cm y 50 cm a lo largo de la hilera. Algunas variedades de chiles tienen plantas más pequeñas, por lo que las distancias indicadas se pueden reducir ligeramente.

Cuando cosechar pimientos

En cuanto al tomate, también al pimiento el proceso de maduración se lleva a cabo en dos etapas: primero maduran las semillas y la parte interior, luego la parte exterior. Si la piel aún está verde, el proceso aún no se ha completado. Una vez que los frutos alcancen el tamaño y grado de madurez óptimos, siempre se deben retirar de la planta, para favorecer el desarrollo de los demás frutos.

Normalmente los pimientos comienzan a madurar después de unos 60 días desde el cuajado, pero completan la coloración después de 80 – 100 días, contados siempre a partir del cuajado de la flor. Si la fruta se cosecha tan pronto como comienza el cambio de color, después de 2 a 3 días puede completarla, pero se marchitará cuanto más rápido cuanto más verde estaba inicialmente.

A efectos alimentarios, la diferencia entre una fruta verde y una de color es mínima, simplemente el verde contiene menos licopeno, tratamos de obtener pimientos de color uniforme con fines estéticos, muy importante en el cultivo profesional.

pimienta dulce

Enfermedades del pimiento

Los pimientos pueden verse afectados por diversas enfermedades, en particular algunos hongos patógenos. La prevención de estas adversidades es muy importante en la agricultura ecológica y comienza con un buen tratamiento y cuidado del suelo.

Ilumina tu jardín con luces solares

Ahorra en la factura de la luz de manera ecológica

Moho velloso. La enfermedad fúngica que se propaga en presencia de mucha agua, causa rápidamente un daño extenso y puede matar la planta incluso en 24 horas. Se reconoce por el color negro que se aprecia en las partes externas, especialmente en las hojas. Se propaga por el suelo en el que residen las esporas, por lo que si erradica una planta enferma notará el pedal negro y no tendrá que reemplazarlo por otra planta. El mayor peligro del tizón de la pimienta ocurre en caso de tormentas de verano o si se riega todo el jardín con inundaciones. Se evita con el cultivo en troncos lo que evita cualquier estancamiento. Para eliminar las esporas del suelo es suficiente un año de rotación de cultivos en el que no se cultiven pimiento, tomate, patata o berenjena.

Verticillium. Otra enfermedad que afecta a esta hortaliza es el verticillium, similar al mildiú velloso como manifestación, aunque la negrura de la pudrición en curso se aprecia más en los capilares que en el exterior. Esta enfermedad tiene un curso más lento, tarda de 7 a 10 días en comprometer la planta hasta que muere. Persiste en el suelo incluso durante 5 años, un inconveniente que se puede remediar con el cobre, pero no recomiendo hacerlo ya que es un tratamiento tóxico. El verticilium puede no ser fatal para las plantas jóvenes, pero causa enanismo irreversible.

Fusarium. La enfermedad por criptogama es muy rara para la pimienta, se aplican las mismas consideraciones que para el mildiú velloso y el verticillium. Se manifiesta con coloración negra en los capilares internos.

Alternaria. Produce pudrición en la fruta, en horticultura orgánica solo se puede contrarrestar con el uso de cobre.

Pudrición apical. No es una enfermedad real sino una fisiopatía, que es el efecto de la falta de agua o la falta de absorción de calcio. Se diferencia de la alternaria porque la pudrición comienza exclusivamente en el ápice del fruto. Puede leer específicamente el artículo sobre la pudrición de la punta del pimiento, escrito en respuesta a la pregunta de un lector.

Moho polvoriento. Esta patología se manifiesta con un pardeamiento de las hojas, siempre seguido de pérdida de brillo de la hoja y desprendimiento de la película exterior. Las hojas del pimiento no se cubren de blanco como cuando el mildiú polvoriento afecta a otras plantas vegetales. Los síntomas foliares suelen ir acompañados de pudrición de la fruta, que se produce en unas pocas horas. Para prevenir el mildiú polvoroso es posible espolvorear el pimiento con azufre, debe hacerse a principios de agosto, teniendo en cuenta un período de escasez de una semana.

En todos los casos de enfermedades fúngicas (verticilium, mildiú polvoriento, alternaria, fusarium o mildiú velloso) es fundamental eliminar rápidamente las plantas o las partes enfermas de la planta. Estos deben eliminarse quemándolos o tirándolos a la basura, nunca se deben dejar en el suelo ni utilizarlos para hacer abono. Si elimina todos los rastros de la enfermedad a tiempo, puede evitar que la infección se propague por todo el jardín.

Parásitos de la pimienta

pimientos picantes

Incluso los parásitos pueden traer serios problemas a nuestro cultivo de pimiento, existen métodos orgánicos que pueden ser útiles para combatir insectos dañinos, sin envenenar la verdura y el medio ambiente.

Pulgones Como ocurre con la mayoría de las plantas vegetales, los pimientos también pueden ser atacados por pulgones, el peligro de estos piojos se debe principalmente a la posibilidad de que transmitan virosis a la planta. En caso de ataque, existen varios métodos naturales, desde el jabón de Marsella hasta el aceite de neem, para saber más puedes leer el estudio en profundidad dedicado a la defensa contra los pulgones.

Araña roja. Este pequeño insecto es un parásito que lleva al enanismo, defoliación o falta de producción de la planta del pimiento, para combatir la araña roja se puede utilizar azufre humectable, para ser rociado en las horas más frescas, incluso si es un tratamiento que mantiene un cierto toxicidad, aunque permitida en lo orgánico. Un método más natural es el uso de macerado de ajo.

Trialeurodide. Este insecto también se llama mosca blanca, ataca al pimiento sobre todo cuando se cultiva en invernadero, dediqué un post a cómo defenderse del trialeuroduro.

Taladrador. Insecto de la familia de los lepidópteros que pone huevos en el pimiento. Le encanta especialmente el maíz, un cultivo que atrae a los barrenadores, por lo que si se cultiva maíz en el jardín, los pimientos pueden sufrir ataques sustanciales. La larva recién nacida perfora la cáscara y se come la fruta, arruinándola y provocando la pudrición, especialmente si siguen las lluvias. El barrenador se puede combatir con el bacillus thuringiensis, que mata las larvas pero es un insecticida selectivo.

Variedad de pimientos dulces

Hay muchas variedades de pimientos, tanto para pimientos dulces como para guindillas. Para darle algunos consejos útiles que lo guiarán a la hora de elegir cuál cultivar, aquí están algunos de los principales tipos comunes en los huertos.

Entre los muchos pimientos que se pueden cultivar orgánicamente, he seleccionado algunos particularmente interesantes, el tema se explora más a fondo en el artículo dedicado a las variedades de pimiento dulce.

  • Pimiento amarillo en cuña. fruta muy dulce, sabor exquisito, piel amarilla y excelente peso de fruta.
  • Perperone California Wonder: pimiento cuadrangular, planta robusta y rústica.
  • Pimienta de cuerno de toro. Variedad con fruto alargado, disponible tanto en amarillo como en rojo.
  • Chile lombardo. chiles dulces largos y estrechos, que se comen verdes.
  • Marconi. Pimiento rojo con fruta muy pesada, alargado y con tres o cuatro lóbulos.

Deja un comentario