Cultivo de frijoles: desde la siembra hasta la cosecha

Estás en: Blog Huerto Cultivo de frijoles: desde la siembra hasta la cosecha

El frijol es una de las leguminosas más importantes del jardín, originaria del Perú. Se distingue principalmente en dos agrupaciones: aquellas de las cuales te comes la semilla descascarando (frijoles reales) y aquellos en los que te comes de todo, semillas y vaina (llamadas judías verdes).

El cultivo de frijoles y judías verdes es muy similar, son leguminosas de la misma especie. A continuación vemos los frijoles, mientras que todavía nos ocuparemos por separado del cultivo de judías verdes mangiatutto.

Es una especie de jardín que se cultiva sin gran dificultad y es muy importante tener frijoles en el campo para enriquecer el suelo con nitrógeno, podemos optar por sembrar frijoles enanos o trepadores.

La planta de frijol

La planta de frijolPhaseolus vulgaris) forma parte de la familia de las fabaceae, más conocidas como legumbres, al igual que los garbanzos, las habas y los guisantes. Estas plantas son conocidas por su capacidad para fijar nitrógeno en el suelo, gracias a bacterias que viven en simbiosis con el sistema radicular. Esta suministro de nitrógeno que le da este cultivo al suelo lo hace particularmente valioso para mantener el jardín rico y fértil.

Dependiendo de la variedad, el frijol puede ser enano o trepador, que cambia algunas características del cultivo de su jardín, como la distribución de la plantación y el ciclo del cultivo.

La variedad enana es anterior, por lo que es adecuada para una rotación rápida. Por esta razón, a menudo se prefiere en el jardín familiar, donde es útil poder liberar espacio rápidamente. Los frijoles trepadores, sin embargo, son más productivos, esto puede justificar una espera más larga.

Los frijoles se consumen comiendo las semillas secas y luego cocidas. Es una verdura particularmente interesante también para llevar a la mesa, por su contenido de proteínas, lo que lo convierte en un excelente sustituto de la carne, vale la pena cultivarlo en el jardín y es un elemento básico de las dietas vegetarianas y veganas.

Clima y terreno ideales

La planta de frijol ama los climas cálidos y templados, se siembra en zonas bien expuestas al sol. En comparación con las habas y los guisantes, teme más el frío y no es adecuado para los períodos de siembra de otoño o invierno.

El suelo ideal debe ser suave, de textura media, con un pH de alrededor de 5. Esta planta de todos modos se adapta muy bien a varios tipos de terreno, aunque no le gusten las que sean demasiado arenosas o con demasiada arcilla.

Labranza del suelo

Antes de plantar los frijoles es bueno realizar una labranza clásica: cavar, azotar y finalmente rastrillar para nivelar. Esto permite que las plántulas jóvenes encuentren un suelo acogedor y drenante.

Fertilización de frijoles

Los frijoles se benefician de una buena fertilización orgánica, a realizar con estiércol maduro o granulado que se debe enterrar a media profundidad en el suelo del huerto. En cuanto al aporte de nitrógeno, el suelo no se tiene que fertilizar mucho, pues al ser una planta leguminosa es el propio frijol el que se encarga de capturar este elemento del aire, por lo que solo se necesita una pequeña cantidad para la fase de crecimiento inicial. . Si el nitrógeno es bajo, la planta absorbe menos agua y también se vuelve menos apetecible para los pulgones. Los frijoles, por otro lado, requieren una buena dosis de potasio.

Sembrar el frijol

La tradición popular dice que «Los frijoles se siembran en los primeros 100 días del año y se colocan de manera que escuchen las campanas.«. Traducido significa que debemos sembrar el frijol a principios de mayo Y la semilla debe colocarse bastante superficialmente.

Periodo de siembra. Los frijoles se pueden sembrar en cultivo protegido, colocándolos en frascos. en semilleros entre febrero y marzo, o en campo abierto plantándolos directamente en el suelo del jardín entre abril y mayo. Si desea seguir el calendario lunar, se dice que el mejor momento es dos o tres días después del primer trimestre lunar, sin embargo, en la luna creciente. Sin embargo, se pueden sembrar durante todo el verano, con una cosecha de otoño. Si se retrasa la siembra, es recomendable poner frijoles enanos, que al tener un ciclo más rápido compensan la siembra tardía.

Sexto de la siembra de frijoles. El frijol se siembra poniendo una semilla cada 3-4 centímetros, en filas a una distancia de 50 cm, o se implanta postarelle (5-6 semillas por cada hoyo), manteniendo distancias de 15-20 cm entre cada hoyo. La siembra postarelle facilita la emergencia de las plántulas del suelo porque se combinará el esfuerzo por perforar la corteza terrestre. La semilla de hecho, puede encontrar dificultades de emergencia si la tierra es demasiado dura, especialmente en el caso de tormentas seguidas por ellas mismas, por eso la tradición campesina aconseja no profundizarlas demasiado. Las semillas de frijol excavan 1,5 veces su tamaño en profundidad.

Promover la siembra. La red anti-granizo que rompe las gotas ayuda a evitar la compactación del suelo. También puedes ponértelo remojar la semilla 12 horas antes de plantarla para acelerar la emergencia, esto se anticipa en 2-3 días y reduce el endurecimiento del suelo, de lo contrario la semilla tarda unos 7 días en emerger si la temperatura es superior a 14 grados, el nacimiento es más rápido si estás a unos 20 grados . El frío, por otro lado, puede bloquear el desarrollo haciendo que la semilla se pudra.

Organizar soportes para las habichuelas

Para las especies trepadoras, es necesario elegir un soporte adecuado: si se utilizan los postes, es mejor sembrar en postarelle, posiblemente en binae para cruzar los soportes (postarelle cada 40 cm, bine a distancias de 70 cm). Si, por el contrario, se utiliza una red, es mejor sembrar por hilera (hileras a 100 cm, semillas cada 3-4 cm). Preste atención a realizar soportes que tengan en cuenta el desarrollo de la planta y sean resistentes al viento y a las tormentas de verano.

El cultivo de frijoles en la huerta.

Los frijoles son fáciles de mantener en el huerto, requieren las clásicas operaciones de cultivo de deshierbe y riego, es mejor tener cuidado de comprobar la estabilidad de los soportes en las variedades trepadoras y rebobinar los frijoles.

Deshierbe y cava

El cultivo incluye un periódico control de marihuana (se puede hacer con extracción manual) e operaciones de azada para airear el suelo y evitar la formación de una costra superficial más compacta.

Riego

Los frijoles en el jardín requieren agua solo en el momento de la floración, por lo que están listos con la regadera en cuanto aparecen las flores. Para las variedades enanas, el riego se limita a dos veces, mientras que los frijoles trepadores que tienen una floración continua requieren riego cada 7-10 días con un poco de agua.

Refuerzo de variedades enanas.

El frijol enano debe estar recogido, ya que no tiene soportes, el plegado ayuda a mantener la postura erguida apoyando el tallo en la base. La operación de apisonamiento debe realizarse con la planta y el suelo perfectamente secos. De esta forma se evitan las pudriciones y las enfermedades fúngicas.

Rotación de cultivos y cultivos intercalados

Para la rotación, el frijol es una planta preciosa, de hecho al ser una leguminosa enriquece el suelo con nitrógeno. Por este motivo, es adecuado para preparar el lecho del jardín para un posterior cultivo de hortalizas exigentes (por ejemplo, solanáceas). En la huerta, el frijol tiene un buen vecino con ensaladas, tomates y rábanos, mientras que es mejor mantenerlo alejado de los ajos y las cebollas.

Cultivo de frijoles en macetas

Los frijoles también se pueden guardar en macetas en el jardín en el balcón, es necesario tener un recipiente lo suficientemente grande y ser constante en el riego de la planta. Puede leer una pequeña guía sobre el cultivo de frijoles en macetas en el artículo dedicado.

Ilumina tu jardín con luces solares

Ahorra en la factura de la luz de manera ecológica

Enfermedades y plagas del frijol.

Un cultivo orgánico del frijol requiere atención para identificar los problemas y solucionarlos con prontitud, así como saber prevenir posibles adversidades con las debidas precauciones de cultivo.

Enfermedades de la planta de frijol.

Rhizottonia (rizoctonia o pudrición del collar). En la etapa de plántula, el frijol puede verse afectado por esta enfermedad que hace que la planta se pudra y luego se seque. La rizottonia actúa con baja temperatura y alta humedad, afecta al tallo.

Raíz podrida. Enfermedad fúngica favorecida por condiciones de humedad excesiva. Ver profundización en la pudrición de la raíz de los frijoles.

Bacteriosis. Pseudomonas y xanthomonas son bacterias que tiñen las hojas y las vainas, mientras que la cladiosporosis también tiñe las semillas y provoca manchas pegajosas en la vaina. Finalmente, recordamos la patología denominada herrumbre por el color característico de las manchas provocadas. Todas estas enfermedades de bacteriosis no provocan la muerte de la planta pero reducen el rendimiento, son más peligrosas para los frijoles trepadores que al vivir más tiempo le dan a las bacterias más tiempo para diseminarse. En horticultura ecológica se previene la bacteriosis con cobre, pero en la medida de lo posible es mejor evitar estos tratamientos, que aún tienen una dosis de toxicidad.

Los insectos y parásitos de los que defender el frijol

Pulgones Estos piojos son particularmente molestos para nuestra leguminosa, especialmente el pulgón del frijol negro, que es el más persistente de los pulgones. Se propaga lentamente y si se identifica oportunamente se puede eliminar eliminando la parte afectada de la planta.

Gorgojo. El gorgojo es un escarabajo que pasa el invierno en las semillas, el daño que causa se debe a las larvas que nacen de los huevos depositados en las vainas de frijol, que vacían las semillas erosionándolas internamente. Se reproduce rápidamente en almacenes y puede destruir cultivos enteros alcanzando una reproducción de seis generaciones por año. Para prevenir este parásito, las semillas se pueden pasar unos minutos en el microondas, matando a los insectos presentes.

Cuando cosechar los frijoles

Los frijoles se recolectan maduros, con una vaina completamente coloreada que tiende a marchitarse, a diferencia de las judías verdes, que deben recogerse verdes y tiernas.

Se pueden almacenar para el consumo manteniéndolos en congelador, mientras que si quieres conservar la semilla para plantarla el año siguiente o para mantenerla no congelada tienes que déjalo secar en la planta hasta que pierda al menos el 60% de su peso.

Existe un parásito, el gorgojo, que pone sus huevos en la vaina del frijol al final de la temporada o incluso durante el secado. Para prevenir este ataque, puede cubrir el cultivo con una malla fina.

Como tiempo, los frijoles están listos para ser cosechados más tarde. 80-120 días desde la siembra, dependiendo de la variedad.

Frijoles rojos mexicanos

Que variedades de frijoles cultivar

Los frijoles vienen en cientos de variedades diferentes, muy diferentes entre sí en tamaño, forma y color. Si quieres un consejo sobre cuáles plantar en tu jardín, aquí tienes algunos de los mejores cultivares y frijoles más sabrosos para cocinar y productivos para cultivar. Los que estamos hablando en este capítulo son los frijoles reales, es decir, aquellos de los que se recolecta la semilla, los frijoles mangiatutto lo merecen por separado, de los cuales se consume la vaina entera, más comúnmente llamados croissants o judías verdes.

Frijoles Cannellini. Las semillas son pequeñas, alargadas, de color muy claro con tendencia al blanco. Se utilizan en la cocina en ensaladas y risottos, el sabor es bastante delicado. En esta familia señalamos el frijol imperio blanco, excelente para cultivar por ser una variedad enana de planta vigorosa, apta para el método orgánico.

Judías blancas de españa. Son legumbres grandes, de semillas bajas y anchas con piel blanca. Excelentes para ensaladas o guisos, cuando se cocinan quedan muy suaves y melosos.

Frijoles Borlotti. Las vainas se caracterizan por tener vetas rojas, las semillas se conservan durante mucho tiempo y tienen un sabor fuerte que las hace ideales para pastas y frijoles y sopas.

Frijol negro de ojos. Esta llanura de frijoles se distingue por un círculo negro sobre la piel blanca cremosa, que marca el punto donde la semilla se adhiere a la vaina. Las semillas son de tamaño pequeño.

Deja un comentario