Defiende el huerto de las anchoas o pulgas molidas

Estás en: Blog Defiende el huerto de las anchoas o pulgas molidas

Las anchoas también se llaman pulgas de tierra o pulgas de jardín, son pequeños insectos de color oscuro, de tan solo unos milímetros de largo, pertenecientes a la familia de los escarabajos.

Soy un insecto fitófago, es decir, se alimenta de partes de plantas, en particular les encantan las plantas de col. En caso de ataque, aunque no sea fácil ver al diminuto insecto, es fácil reconocer el daño que trae: muchos pequeños agujeros que puntúan las hojas.

Entonces, descubramos cómo identificar y enfrentar los ataques de este parásito, en particular aprendiendo a defender el jardín con métodos de origen natural, evitando el uso de pesticidas químicos sintéticos.

Plantas afectadas y daños al jardín.

Las anchoas generalmente golpean las plantas jóvenes y se comen las hojas. En particular, atacan a las especies de la familia de las crucíferas, como el repollo, la coliflor, el brócoli, la rúcula, los nabos y rábanos o la remolacha (costillas y hierbas).

Específicamente, hay dos especies de altica que a menudo encontramos que causan daños en nuestros jardines: las anchoas de repollo (Phyllotreta nemorum), De 2 mm de largo, con una raya amarilla, y el altico de la remolacha (Chaetocnema tibial), completamente negro e incluso más pequeño.

Alimentando a las pulgas adultas crean pequeños agujeros que son fáciles de identificar, luego ponen sus huevos en el suelo, las larvas son inofensivas pero crecen rápido, y una vez que son adultas vuelven a comer nuestras verduras. Estas pulgas terrestres se reproducen a razón de dos generaciones por año.

Cómo defender el jardín del altic

Al igual que con todos los insectos dañinos, hay varios niveles de defensa contra la altica que se deben implementar, siempre con miras al cultivo orgánico. Por lo tanto, podemos implementar técnicas de cultivo de prevención, molestar al insecto para eliminarlo o intentar exterminar la población de parásitos. Siempre es fundamental intervenir a tiempo, sin dejar pasivamente que el problema se extienda.

Prevenir o no tratar la infestación

El primer nivel es la prevención: obviamente evitar el problema sería la mejor solución y una serie de precauciones pueden ayudar, disminuyendo las posibilidades de tener un daño importante por parte de este parásito.

Prevención. Para prevenir la altica, la rotación de cultivos es importante en primer lugar, en particular no es necesario repetir en la misma parcela de cultivos de jardín que son apreciados por estas pulgas de tierra. De esta forma le hacemos la vida difícil al escarabajo, evitando que se instale en una zona y siga encontrando una planta de su agrado. También riego frecuente mantienen a la altica alejada de las plantas del jardín, ya que odian la tierra húmeda. Allí mantillo en cambio, es útil para bloquear el camino a la puesta de los huevos, haciendo que los insectos se muevan.

Ilumina tu jardín con luces solares

Ahorra en la factura de la luz de manera ecológica

La no intervención. Si cultiva tubérculos, como rábanos, el daño de la altica se vuelve insignificante, también porque es una verdura de ciclo corto. Por lo tanto, podemos decidir la solución pacífica de dejar que el insecto se dé un festín a expensas de las hojas, limitándonos a mojar la cosecha muy a menudo para molestar y quizás ahuyentar al parásito. Este método solo es válido si no hay otras plantas objetivo en el área, que podrían convertirse en el nuevo objeto de atención de las pulgas.

Métodos repelentes e insecticidas.

Métodos repelentes. Para pequeñas infestaciones de pulgas de tierra, puede espolvorear las verduras con harinas de roca como bentonita o piedra caliza de algas, estos métodos forman una barrera mecánica que disuade al insecto y puede actuar como repelente. Esta es una excelente manera de evitar el uso de insecticidas.

Métodos insecticidas. Si los insectos son numerosos, los repelentes no son suficientes y es mejor intervenir para matarlos. En este caso, podemos utilizar diversos productos permitidos por la agricultura ecológica para combatirlos. El más efectivo es el piretro, es un producto de origen natural capaz de matarlos, pero que debe usarse con mucho cuidado ya que también podría matar insectos útiles. Otros tratamientos con menor impacto ambiental son el macerado de ortiga, que además tiene la ventaja de ser de producción propia, y el aceite de neem.

Categorías Sin categoría

Deja un comentario