Poda de frutas de hueso

Estás en: Blog Huerto Poda de frutas de hueso

La dar forma a la poda en frutos de hueso, es decir, lo que se hace paulatinamente desde la plantación del plantón hasta la creación de un esqueleto fuerte, es similar a lo que aplicamos a las manzanas y las peras, ya que la forma final del árbol será la copa abierta. De lo contrario poda fructífera Además del melocotón, es relativamente sencillo y consiste en la eliminación de brotes, que impiden una buena ventilación e iluminación de la copa del árbol. También reduce la alta humedad que se desarrolla en el interior del follaje y favorece la presencia de hongos.

Las deleciones se realizan siempre con cuidado para no dañar los órganos frutales de los árboles, que en el caso de la cereza, guinda, almendra y ciruela son permanentes.

Los frutos de hueso generalmente fructifican en los brotes del año pasado y siempre brota la yema superior del brote. En consecuencia, los frutos se llevan solo a los lados del tallo y nunca en la parte superior. Los órganos de fructificación permanentes son las rosetas, que son brotes de 1 a 5 cm de tamaño, que constan de una yema central en gemación y de 3 a 7 flores laterales y tienen una vida útil de 5 a 7 años. En melocotón y albaricoque los cuerpos fructíferos son los brotes mixtos, que miden 15 cm de largo y tienen una flor y un capullo por rodilla.

Ilumina tu jardín con luces solares

Ahorra en la factura de la luz de manera ecológica

En el poda fructífera pero también en la cosecha cuidamos de no dañar los órganos fructíferos y cuando pasa el tiempo de su vida funcional los renovamos.

En melocotonero, además de las eliminaciones de brotes, en ocasiones hacemos acortamiento para reducir el número excesivo de yemas florales y no observar una fructificación excesiva que debilite el árbol. Pero no cortamos los brotes del año que darán frutos el próximo año sin motivo alguno.

Deja un comentario