Poda de zarzas: como y cuando cortar los brotes de mora

Estás en: Blog Uncategorized Poda de zarzas: como y cuando cortar los brotes de mora

La zarza es la planta que produce las moras, que junto a las frambuesas, arándanos y grosellas forman parte de la categoría de frutos pequeños, hoy cada vez más cultivados y consumidos por ser muy sanos, versátiles y sabrosos. El manejo de la zarza es bastante fácil y se presta bien al cultivo orgánico, tanto amateur como profesional, ya que es una especie rústica, que se adapta a diferentes suelos y diversas condiciones climáticas.

Si bien el cultivo de la zarza es relativamente sencillo y manejable con fertilizaciones naturales, riegos ocasionales y tratamientos ecológicos esporádicos en caso de necesidad, es importante dedicar tiempo también a esta especie, especialmente para realizar poda, que juega un papel de gran importancia entre los tratamientos de cultivo.

En este artículo vemos cómo se realiza la poda de las zarzamoras y qué épocas del año son las más adecuadas para hacerlo, con el fin de obtener buenas producciones y mantener las plantas siempre sanas y equilibradas.

La planta de las zarzas

La zarza es un arbusto perenne, formado por numerosas ramas de dos años de duración que se desarrollan a partir del muñón y las raíces en continua renovación y con tendencia a expandirse lateralmente. El ciclo de fructificación de la zarza es similar al de la frambuesa uniferous, que es la que da fruto una sola vez en verano, por lo que la poda en las dos especies es bastante similar a la poda de esta frambuesa.

Recientemente, sin embargo, también se están extendiendo variedades de zarza remontante que producen dos veces con frutos que maduran en verano en los brotes de un año y luego en otoño en los brotes que se han desarrollado durante ese mismo año.

Poda de cría de zarzas

Las moras, como las frambuesas, son plantas tupidas, por lo que deben manejarse de forma muy diferente a otras rosáceas que aparecen en cambio como árboles frutales como melocotones, albaricoques y manzanos.

La fase de mejoramiento, es decir, el período que va desde la siembra hasta la entrada real en producción de las plantas, es breve pero de gran importancia: el éxito de la cosecha en los años siguientes depende de su correcto montaje. La planta se realiza en hileras preparadas con postes y alambres metálicos, en otoño o al final del invierno, para que las plantas estén criado en espaldera.

En la primavera siguiente a la plantación, las yemas laterales de los astones emiten brotes fructíferos a lo largo de los cuales se desarrollarán los frutos, mientras que los nuevos brotes se emitirán desde las raíces. Estos no necesitan ser cortados porque serán los brotes productivos del año siguiente. Los brotes se abren como un abanico y se atan a los alambres galvanizados de la estructura, de manera que queden muy separados y de esta forma todos reciban suficiente luz.

Poda de producción de zarza

Cada año, desde la base del muñón, se emiten brotes con yemas destinadas a germinar y producir en el año siguiente. Los brotes de un año deben acortarse a 180-200 cm para favorecer la formación de brotes fructíferos en la parte media del brote en la siguiente primavera-verano.

Ilumina tu jardín con luces solares

Ahorra en la factura de la luz de manera ecológica

El raleo de los brotes es igualmente importante para no crear demasiado apiñamiento del follaje y debe llevar a dejar 4 o 5 por cada planta. Los brotes que ya se han producido se secan y deben eliminarse en la base de la planta.

Cuando podar

Las operaciones descritas anteriormente se pueden realizar inmediatamente después de la cosecha de moras, en verano-otoño, o incluso durante todo el invierno, pero evitando cuidadosamente los períodos de congelación. Los meses propicios para la poda de la zarza son, por tanto, de septiembre a febrero, excluidos los periodos de frío intenso.

Podar las zarzas remontantes

Por lo general, las moras se encuentran como una planta uniferoa, con un solo período de floración, sin embargo, también comienzan a encontrarse variedades de zarza remontante. Dado que en los próximos años las zarzas remontantes podrán extenderse cada vez más, damos indicaciones sobre cómo podarlas también. En este caso nos enfrentamos a una elección entre dos alternativas.

  • Si prefiere favorecer solo la producción otoñal en los brotes del año, después de la cosecha, todo se corta al suelo. De esta manera, las zarzas actúan como uniflores, dando abundante fructificación a finales de verano-principios de otoño. Esta es la elección adoptada por agricultores profesionales que pretenden tener una producción más abundante y de calidad, pero concentrada en un período, después de haber cosechado las moras de verano de variedades uniformes.
  • Si por el contrario optas por tener ambas producciones, que es la de verano y la de otoño, después de la recolección en otoño, los cogollos que han fructificado se pellizcan y los brotes se aclaran, quedando 4 o 5 por planta, que darán fruto en el verano siguiente. Es la opción recomendada para producciones privadas, porque permite tener más en un período más largo, aunque sea en menor cantidad.

Cómo podar moras: criterios y precauciones.

A la hora de podar la planta de mora existen algunas precauciones que es importante tener siempre en cuenta.

Elija las herramientas adecuadas

La poda de la zarza se realiza con tijeras y en ocasiones con tijeras en el caso de ramas muy robustas y de gran diámetro. Estas herramientas deben ser de buena calidad: de nada sirve ahorrar dinero comprando modelos baratos, porque luego estos pronto se romperán y será necesaria una nueva compra. Las herramientas deben estar afiladas, limpias y si se ha notado alguna patología fúngica en algunos ejemplares, se deben desinfectar antes de podar zarzas sanas.

Regularidad en el cuidado de las plantas

Nunca te saltes un año de poda porque las zarzas serían mucho más difíciles de manejar, muy intrincadas y con las variedades provistas de espinas aumentarían las posibilidades de hacernos daño. Los cortes de los brotes secos deben hacerse pegados al suelo, mientras que los cortes de acortamiento de los brotes de un año deben estar inclinados: esto favorece la caída de gotas de lluvia que, con un corte recto, se estancarían sobre ellos;

Manejar los restos de poda

Todas las ramas que se eliminan con la poda se pueden compostar, preferiblemente después de una trituración realizada con una buena trituradora. No se recomienda dejar que los restos se descompongan entre las hileras, especialmente en el caso de enfermedades fúngicas previas, porque estas serían el inóculo de enfermedades para los nuevos brotes. Los nuevos chupones que se eliminan para aclarar el cultivo se pueden extraer del suelo con parte del sistema radicular y utilizar para propagar el cultivo de forma autónoma, evitando así la compra de nuevas plántulas.

]]>

Deja un comentario